“Lo peor que puede pasarle a un hombre es llegar a pensar mal de sí mismo.” Johann Wolfgang Goethe

¿Te gusta lo que estás viendo en tu vida?

¿Estás conforme o quiéres mejorar?

¿Qué te detiene que no puedes alcanzar tus sueños?

Probablemente si te colocas frente a un espejo no te gustará lo que ves de ti, verás a alguien quizás con problemas de sobrepeso, con problemas de arruga, una persona con una autoestima muy baja, que tiene problemas para nutrir su mente de pensamientos positivos.

Tus pensamientos determinan tu destino, tus pensamientos son los que te debilitaran o te darán fuerzas, son los que te desanimaran o inspiraran. Tus pensamientos crean emociones, estos se convierten en actitudes y luego comienzan a formarse conductas, patrones o hábitos que formaran nuestro carácter y nuestro destino.

Soy responsable de mis pensamientos, así que si lo que veo no me gusta debo cambiar los malos hábitos que dominan mi mente.

James Allen en su libro As a Man Thinketh (Como un Hombre Piensa), un libro basado en Proverbios 23:7 “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”,  dice “Los buenos pensamientos nunca producen malos resultados; los malos pensamientos nunca producen buenos resultados”.

Si lo que veo no me gusta, entonces debo cambiar los lentes con los cuales observo la vida o colocarme colirio en los ojos para ver mejor.

El escritor David Fischman, autor del libro “El Espejo del Líder”, cuenta que una vez un rey estaba muy enfermo y pidió a un gurú que lo curara. Éste le dijo que se salvaría cuando consiguiera ver todo azul. El rey inmediatamente mandó a pintar de azul casas y campos, a teñir las telas y exigió a todos sus súbditos vestirse de azul. Meses después regresó el gurú a ver al rey.

El guardia, viéndolo vestido de blanco, lo obligó a ponerse traje azul. Cuando éste preguntó por qué, le respondieron: “Hace algunos meses un gurú loco aconsejó al rey ver todo azul”. El sabio respondió: “Yo soy ese gurú, pero quien se ha vuelto loco es el rey”. Al ver al rey le dijo: “Su Majestad, yo le pedí que viera todo azul, no que cambiase la creación de Dios. Lo que debió hacer fue ponerse lentes azules y así arreglar su problema”.

La historia de este rey se parece mucho a la nuestra cuando pensamos que es más fácil que cambien otros o que cambien las circunstancias antes de pensar que yo necesito hacer ese cambio.

Para comenzar a ser ese cambio, debes comenzar a cambiar tus pensamientos. Tus pensamientos le dan sentido a tu realidad. Si piensas de forma negativa te vas a expresar de manera negativa.  Imagina que tu mente es una computadora donde has venido almacenando datos desde que naciste, con toda esa información has desarrollado creencias y paradigmas que te recuerdan muchas veces que hay cosas que no puedes lograr,  no puedes hacer, que no es para ti, y vas por la vida pensando que eres un fracaso, y por eso lo que ves de ti no te gusta.

Hay algunos principios para desarrollar pensamientos saludables:

1. Es un hábito que tenemos que aprender. Necesitamos reemplazar cada uno de los pensamientos negativos por pensamientos positivos y agradables de nosotros mismos. Somos responsables de nuestros pensamientos. Somos 100% responsables de todo lo que experimentamos en nuestra vida. Debes comenzar por renunciar a las excusas.

“El 99% de los fracasos de las personas provienen de personas que tienen el hábito de inventar excusas”. George Washington Carver

2. Presta atención a tus pensamientos. Siempre el pensamiento viene antes de sentir y antes de la acción. Muchas personas se tornan infelices, se quejan de sus sentimientos miserables sin darse cuenta de que pueden cambiar los sentimientos por pensamientos saludables. No puedes dejar que los sentimientos te controlen. De hecho tus miedos están basados en tus creencias, en aquellas cosas que consideras te limitan y la única persona que puede eliminarlos eres tú. Dios te ha facultado para controlar tus pensamientos.

“Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo” 2 Corintios 10:5 (NVI)

Hoy es un buen día para colocarte lentes o colirio llenos de confianza, que te permitan crecer y desarrollarte como persona. Cuando lo hagas podrás apreciar la belleza de la vida y te gustará lo que ves.
In love and leadership,

Pedro Sifontes
Personal Coach
[email protected]
www.liderazgocreativo.com