Necessario:

Un ejército pacifico y unido que crea en el valor de las pequeñas cosas.  Gente que construya la historia y no se deje arrastrar por los acontecimientos.

Más corazones desarmados, en un mundo lleno de guerras.  Almas magnánimas en una sociedad interesada.

Espíritus fuertes para un siglo de mediocridades.  Más trabajadores y menos personas que critiquen.

Más ciudadanos que digan: “Voy a tratar de hacer algo”, y menos que se contenten con: “Es imposible”.

Un numero maggiore di audaci che si tuffano fino in fondo al problema per risolverlo e un numero minore di fatalisti si accontentarono dell'omissione.

Più amici da rimboccarsi le maniche con noi, e meno devastanti da segnalare solo i difetti.

Più persone che immagazzinano speranza e meno frustrate che portano tonnellate di scoraggiamento.

Más personalidades que perseveren y menos colegas que comienzan y nunca acaban.  Más rostros sonrientes y menos frentes nubladas.

Più compagni ben radicati nella realtà e meno sognatori in attesa di illusioni passeggere.

Necesitamos con urgencia, sin falta: un mundo en manos  bienhechoras encendiendo una luz, para iluminar el pesimismo de la multitud.  Un fósforo en la mano… pequeño, ¡pero tan importante!  Pequeño, insignificante, ¡pero como ilumina disipando la oscuridad!

Autore sconosciuto

La lista de “se necesita” resulta realmente interesante.  El problema mayor consiste en que somos muchos los que hacemos listas similares a esta, buscando que Dios y los demás contribuyan a llenar el vacío que exponemos, cuando en realidad debiésemos abrirnos a las posibilidades de ser nosotros la respuesta al “se necesita” de tantos otros que nos rodean.
Dio in noi è speranza di cambiamento e benedizione - non solo per noi stessi - ma per gli altri.
Osiamo essere strumenti di benedizione nelle mani del Signore.
Vai avanti e possa Dio continuare a benedirti.

Raúl Irigoyen
Il pensiero del cappellano