Sul tavolo della mia cucina abbiamo questo contenitore di metallo dove mettiamo tutte quelle cose che sembrano non andare da nessun'altra parte.

¿Tienes un lugar así en tu casa? Puede ser una repisa o un cajón. Es el lugar donde pones todas esas pertenencias que no tienen un sitio.  Es ahí donde terminan. Y una vez tiene allí un cordón de zapatos y una llave que no tienes idea de dónde salió y quizás un pegamento de goma y un cartucho de dinamita o algo no sé.

Comunque, qualche giorno fa io e mia moglie Kristen stavamo pulendo la cucina. Stavamo raccogliendo cose e ho visto questa pallina bianca nel contenitore di metallo. E sono impressionato perché non l'ho mai visto prima. E si è voltato per vedere Kristen, e io dico qualcosa del tipo:

-Hey, ¿de dónde salió esta bola blanca?  ¿ De dónde la sacaste?

Mi dice: non ne ho idea. Non l'ho mai vista prima.

E i nostri bambini erano lì, quindi ho detto, Hey ragazzi, da dove avete preso questa palla? Non l'avevamo mai visto prima.

Y uno de mis hijos, el más joven dijo:  Bueno, no sé, nunca la había visto. Y mi hijo mayor dijo: Qué extraño. No sé. No sé de dónde viene. ¿No sabes de dónde salió?  Y como que sigue con ese mismo tono de voz y dice algo así como: Qué extraño, o sea que esta pequeña bola blanca apareció de la nada, ¡quién sabe de dónde viene!.

Y Kristen y yo nos miramos con esa mirada diciendo: ¿Sabes quién es este chico? Es decir, por un momento breve, era como si fuera otro niño y sigue adelante con estos  extraños gestos. Como si hubiera sido poseído por el espíritu de Urkel o algo así. Y por un momento breve, es este otro chico y sigue:  ¡No sé, no sé de dónde salió!.

Quiero decir es sólo una pequeña bola blanca y  Kristen y yo nos miramos como si no fuera gran cosa.

Un par de días después mi esposa estaba en casa con los niños y ella estaba en un cuarto y ellos estaban jugando en otro cuarto, y ella escucha un alboroto, y los  dos corren al cuarto donde ella estaba y el menor será llorando e insiste en que su hermano lo golpeó, y el mayor dice: No lo golpee. No sé de qué hablas. Es extraño. Es extrañísimo. Yo no lo golpee. Y sigue, y sigue y el menor al que se le caen las lágrimas sigue: No, ¡él me golpeó!. Y el mayor sigue:  No, no sé de qué hablas es extraño. Es extrañísimo.

Y luego Kristen sólo le dice: ¿Cómo cuando no sabías de dónde venia la bola?  Y él se queda helado.

La parola tecnicamente legale qui è catturato.

Conoscere, Quel momento in cui la tua spazzatura ti raggiunge? Quizás no ese mismo día, quizás no el siguiente, quizás no por un rato pero dale un poco de tiempo, siempre nos encuentra.  Como esta gran frase:  Dónde vayas, allí estarás.  Está escrita en la Biblia, en el libro a los Gálatas.  Como, no te dejes engañar. Nadie se burla de Dios. Cosecharemos lo que plantamos.

In un modo o nell'altro, se diamo loro tempo, i nostri peccati ci troveranno. Ci raggiungono sempre, giusto?

Así que mi hijo estaba ahí parado enfrente de su madre, helado. Y luego se voltea y sube las escaleras corriendo.  Porque a veces es más fácil correr arriba, ¿no? que enfrentar la verdad.

Ahora, todo ese tiempo, ni siquiera estuve allí. Voy en camino a casa, llamo a Kristen y ella me cuenta la historia completa. Y mientras manejo a casa, voy pensando, ?Qué se supone que tengo que hacer cuando llegue a casa?  Quiero decir, sé que tengo que hacer algo, pero no tengo ni idea de qué hacer.
Quindi torno a casa e Kristen mi dice che non l'ha sentito per niente da quando è uscito.

Allora vado di sopra e do un'occhiata alla sua stanza e lui non c'è, vado a vedere la stanza di suo fratello e lui non c'è. E poi controllo il bagno e non c'è neanche. che lascia solo un'opzione, la nostra camera. Così vado nella nostra stanza e mi fermo sulla soglia e guardo e lì in mezzo al nostro letto, sotto le coperte, c'è un nodulo delle dimensioni e della forma di mio figlio.

Y quiero decir, a esas alturas, ¡había estado allí abajo como dos horas!  Debía estar sintiendo mucho calor ¡debía sentirse muy infeliz! Es decir. ¿podía al menos respirar allá abajo? Sentía que debía darle un esnórquel. Tenía que estar sintiéndose muy mal.

Y empecé a imaginarme todo lo que tendría que enmendar con su mamá, con su hermano y conmigo. Y luego pensé en la persona a la que le quitó la bola, tendríamos que llamarlos y en algún momento ir allá.  Él tendría que devolver la bola y pedir disculpas.

Ed ero ancora in piedi sulla soglia della nostra stanza e pensavo a mio figlio ea tutta la vergogna che aveva. Quella vergogna che lo ha fatto nascondere sotto le coperte per così tanto tempo.

Quindi mi ha tirato più vicino e mi siedo sul bordo del letto e ho capito un po 'e la prima cosa che vedo sono questi capelli inzuppati, sai come se fossero stati sott'acqua. E poi continuo a scoprirlo lentamente finché non lo vedo sdraiato lì, rannicchiato, con gli occhi chiusi e non si muove.

È come se avessi questa opzione, è ancora così? Prendi le coperte e le metti sopra e continui a nasconderti? O è semplicemente sdraiato lì, completamente esposto e vulnerabile?

Quindi, seduto sul bordo del letto, disse:

Niente che puoi fare mi farà amare di meno, mai.

E poi lentamente si siede e apre gli occhi e mette la sua testa inzuppata proprio nel mezzo della mia camicia asciutta, e avvolge quelle piccole braccia bagnate intorno a me e inizia a singhiozzare e piangere e piangere e piangere e scusa.

Y estoy sentado en el borde de la cama sujetando a mi hijo ya sin las cobijas repitiendo:  Nunca nada de lo que puedas hacer me hará amarte menos. Nada.

Si rendono conto? Sai di cosa sto parlando? Niente di quello che puoi fare gli farà amare di meno.

Quiero decir, lo que hayas hecho, dónde hayas estado, lo que vayas a hacer.  Dios te ama. Dios siempre te ha amado y eso no lo puedes cambiar.

Porque a veces la bola blanca parece ser todo, ¿no?  Es como, ¿cómo voy a escaparme de ella?  Y no tenemos ni idea de qué hacer con nuestra vergüenza. Así que corremos arriba y nos escondemos baja las frazadas y seguimos escondiéndonos, porque no sabemos dónde ir o qué hacer.

Quizás digas algo así como: ¡Sí, pero no entiendes lo que he hecho!  O esto: ¡Si supieras!

No, come dice il libro di Romani capitolo 8, nella Bibbia:  No hay nada que pueda separarnos del amor de Dios en Jesús.   Nada ¡Nada!  nada te puede separar.

Quindi smettila di nasconderti sotto le coperte. Lascia che Dio ti scopra. Accettarlo. Possa la tua vita diventare una risposta a questa verità: ti hanno sempre amato, ti amano e ti ameranno sempre. E devi sapere dal profondo della tua anima che non c'è niente che puoi fare per far sì che Lui ti ami di meno, MAI.

Niente farà mai in modo che Dio ti ami di meno.
Niente farà mai in modo che Dio ti ami di meno.
Niente. Niente.

Lump.  Rob Bell