Por La Vía Dolorosa

Vino para llevarnos al cielo. Su muerte fue un sacrificio por nuestros pecados. Jesús fue nuestro sustituto.
Él pagó por nuestras equivocaciones para que nosotros no tuviéramos que pagarlas. El deseo de Jesús fue único: traer a sus hijos de vuelta a casa.

Escucha este canto y recuerda cuánto te AMA Dios

Escribe Tu Comentario

Similares: