La homosexualidad en edad adulta.

Una causa es la soledad y tristeza. Estudios recientes marcan la soledad como la epidemia de nuestro siglo. Parece mentira que en un ambiente tan tecnol贸gico y tan sofisticado en las comunicaciones, las personas se sientan tan solas y aisladas. Tienen formas de comunicarse, pero dichas comunicaciones siempre son superficiales y los v铆nculos 铆ntimos y verdaderamente trascendentes se siguen reservando para las relaciones cara a cara.

Esto aunado con una cultura exaltadora del individualismo, hace que tengamos una estima muy alta y especial por las coincidencias y que veamos las diferencias como una agresi贸n y algo equivocado. Es entonces cuando la opci贸n de una relaci贸n homosexual cobra fuerza y sentido para la vida.
Dificultad para relacionarse. Unos dicen que es con el mismo sexo y por consecuencia no hay aceptaci贸n, afirmaci贸n e identificaci贸n con el propio rol. Es cierto. Sin embargo, otros dicen que la dificultad es de relacionarse con el sexo opuesto y por dicha raz贸n buscan una relaci贸n con su mismo sexo, lo que no les causa tanta angustia.
En mi opini贸n, es hacia las relaciones 铆ntimas en general, no necesariamente de relaciones sexuales, sino de abrir el coraz贸n en la relaci贸n a otra persona. La gran mayor铆a de las que he ayudado al respecto, me hablan de necesidades profundas聽 de amor, no de sexo. Pero reciben y dan sexo a cambio de algunas gotas del amor incondicional que buscan. Es triste y cierto.
Desconfianza y miedo a una relaci贸n heterosexual. Una experiencia traum谩tica en una relaci贸n heterosexual, puede generar una opci贸n homosexual en las personas. Es una situaci贸n que suele darse con cierta frecuencia, pero dif铆cilmente se presenta sola. Como dije al principio, lo normal es que aparezcan varias condiciones juntas.
Ruptura de una relaci贸n con la familia. Puede ser por diversas causas en la edad de la formaci贸n como adulto, es decir, cuando se cursa una carrera profesional es cuando la persona comienza a formar sus conceptos sobre la familia y la pareja. Alguien alejado de los principios paternos puede ser m谩s f谩cil que crea en concepciones “abiertas” sobre el amor, la fidelidad y la sexualidad, homosexualidad o bisexualidad.
Causas nuevas o especiales Pornograf铆a. El consumo de pornograf铆a es cada vez mayor. Esto genera un pecado con caracter铆sticas de adicci贸n y como tal, cada vez se requieren mayores dosis. De la adicci贸n sexual se llega a la pornograf铆a homosexual y de all铆 a la “pornograf铆a en vivo”. De verla en vivo a practicarla es solo un paso, el mismo paso que hay entre el “table dance” y la prostituci贸n.
Alivio psicol贸gico. Para muchos hombres el sexo es un relajante muscular y psicol贸gico. Para muchas mujeres es un trabajo m谩s y un pesar. Cuando esta pareja se encuentra, y generalmente se junta, este hombre buscar谩 relaciones sexuales que no le generen compromiso, solo una descarga sexual. Los homosexuales parecen una excelente opci贸n desde esta perspectiva. Generalmente se combina con una incapacidad de resolver problemas matrimoniales y por ello la b煤squeda de una relaci贸n aparentemente f谩cil y sin conflictos. Por el lado de la mujer, sucede algo similar. Una relaci贸n l茅sbica no incluye el sexo penetraci贸n en la mayor铆a de los casos.
Aburrimiento heterosexual. Quiz谩 despu茅s de haber consumido mucho sexo heterosexual buscan algo nuevo, como mero experimento. La Biblia lo llama “inmundicia. . . pasiones vergonzosas. . . extrav铆o” (Romanos 1: 24, 26, 27).
Moda. Aunque nos parezca por dem谩s extra帽o, il贸gico, durante 2003 que estuvimos trabajando para la radio dos veces por semana, entrevistamos a varias personas que se cre铆an homosexuales y viv铆an como tales. Un malestar existente entre ellos era que muchos que “no eran” homosexuales se hac铆an pasar pero por mera moda, algo que resultaba para ellos como chocante, ileg铆timo, molesto, pues no eran aut茅nticos.
鈥⒙犅 聽Narcisismo. Es un trastorno que se caracteriza en general por un amor exagerado y 煤nico hacia s铆 mismo. Recuerdo una persona que me consult贸 y que encontraba en todos tantos defectos que era dif铆cil para 茅l creer que pudieran ser creaciones de Dios. Ante tales sentimientos hacia s铆 mismo, es muy f谩cil entender sus preferencias homosexuales. S贸lo se puede enamorar de alguien tan bueno, guapo y capaz como 茅l.

Causas sociales y culturales Ya mencionamos anteriormente el asunto importante de los estereotipos sociales y su fuerte impacto en las personas que no cubren dicho estereotipo. Es muy importante entender que Dios no tiene un solo molde para hacer personas, aunque nosotros nos empe帽emos en hacer cajitas para poner todo y a todos. En este punto es de se帽alar que Guadalajara, Jalisco (mi tierra), tiene fama de mucha homosexualidad. De hecho est谩 considerada la capital homosexual de M茅xico, con clubes homosexuales, asociaciones, una marcha del orgullo homosexual y en Puerto Vallarte playas homosexuales.

Curiosamente, tambi茅n tenemos fama de machos. Se acuerdan de aquello de “los machos de Jalisco”. El no cubrir un estereotipo hace que se renuncie a una identidad. Muchas veces la misma familia participa del etiquetamiento de sus miembros al no cubrir el estereotipo, causando tambi茅n un fuerte rechazo familiar.
脕rea f铆sica Aunque se ha intentado desde los a帽os setentas demostrar que el homosexual nace, no lo han logrado. Hasta ahora la posici贸n m谩s aventurada nos dice que a lo mucho s贸lo aportar铆a una predisposici贸n y en su mayor铆a no a la homosexualidad, sino al etiquetamiento social y familiar como ya lo he anotado anteriormente. Este es el caso de personas con temperamento tranquilo, art铆stico, poco atl茅tico, etc茅tera.
Una perspectiva final En lo espiritual puede existir una posesi贸n en algunos casos. En la mayor铆a persiste una lucha en la mente. Algunas ideas representan una base segura para operar la opresi贸n constantemente sobre la persona. Esto es importante entenderlo. No es mi mente, es una tentaci贸n externa a m铆. Primero nos tienta cuando la persona le “compra” la tentaci贸n, cuando la toma como propia. Entonces te condenar谩. Y ca铆ste en su juego.
Solo lo psicol贸gico, estamos ante necesidades buenas, saludables, agradables a Dios, como el amor, la afirmaci贸n, la aceptaci贸n, etc茅tera. Cuando de alguna forma no son o fueron cubiertas correctamente, tales necesidades son erotizadas, sexualizadas y pervertidas. La necesidad es correcta, el satisfactor no.

En Mateo 4 cuando Jes煤s tuvo hambre despu茅s de su largo ayuno, Satan谩s le ofreci贸 que convirtiera piedras en pan. Ahora la tentaci贸n es igual, de ofrecer un satisfactor equivocado a una necesidad correcta. Por ello las personas que practican la homosexualidad dif铆cilmente se sienten felices o plenas, porque el satisfactor ni es el adecuado ni cubre completamente sus necesidades.

Otro golpe com煤n de Satan谩s es sobre la identidad. “Si eres. . . hijo de Dios”, dijo a Jes煤s. El atacar谩 lo que somos. Como no puede crear, s贸lo le queda pervertir la creaci贸n. Dios nos gu铆a en el esp铆ritu, Satan谩s nos habla a la mente. El cuerpo se encontrar谩 acostumbrado a un tipo de satisfactor en el caso de personas que han vivido como homosexuales.

Nosotros acostumbramos al cuerpo a levantarse a una hora, a cenar dulce o salado, a ir al ba帽o a ciertas horas y ciertas cantidad de veces, a un tipo de ritmo f铆sico. Cuando nosotros alteramos por cualquier raz贸n esta “programaci贸n” de nuestro cuerpo, pareciera que este “nos pide” las cosas. Este efecto es una base equivocada sobre la que algunos homosexuales justifican que “son”, puesto que su cuerpo, su “naturaleza”, les pide tal experiencia. Esto es completamente falso.

Es s贸lo una costumbre que ellos mismos construyeron en su cuerpo. Este mismo argumento es suficiente para darle a la persona el control de sus necesidades y hacer una nueva programaci贸n sobre su cuerpo. Por 煤ltimo, quiero enfatizar lo que dije al principio: La homosexualidad como tal no existe.

S贸lo existen personas enga帽adas que creen ser homosexuales y otros m谩s que quieren serlo. Es interesante que en encuestas que hemos realizado en Guadalajara, los que quieren ser homosexuales jam谩s han o铆do de que la preferencia homosexual se puede cambiar y que esto est谩 completamente comprobado. Entonces queda en tela de duda si en verdad “quieren ser” o sienten que no les queda m谩s remedio.

Muchas personas nunca han escuchado que es posible el cambio. Cuando lo saben, lo quieren tomar. Esto es cumplir el llamado de anunciar buenas nuevas y sanar a los quebrantados de coraz贸n, pregonar libertad a los cautivos, dar vista a los ciegos, dejar libres a los oprimidos, pregonar el a帽o agradable del Se帽or.
Son muchos los que est谩n pasando de la homosexualidad a una vida de libertad en Cristo Jes煤s.

por Everardo Mart铆nez Mac铆as
www.venser.org