El mañana no llega

 

Si crees que se puede hacer en cualquier momento, no lo harás en ningún momento. Mañana es el día más ocupado de la semana. Don Marquis

Muchas personas quieren y desean muchas cosas pero no se ponen en acción. Ellos dicen: hoy no, mañana. La realidad es que el mañana nunca llega. La postergación es un asesino de sueños. Mucho de lo que ahora no has logrado se debe a que tú mismo has postergado tus sueños esperando que las circunstancias cambien. Mientras sigues esperando que la situación cambie sin tomar acción estás desperdiciando tu vida, tus talentos y enterrando a tus sueños.

Si quieres que el mañana llegue debes ponerte hoy en acción y te recomendaré cuatro cosas que debes hacer:

–          Asegúrate de que tu sueño sea tu sueño. Si puedes verlo claramente puedes lograrlo. No se trata de tener un sueño por tenerlo, se trata del propósito para el cual fuiste formado. Se trata de poder articular una visión hasta convertirla en realidad, no importando el sacrificio que se tenga que pagar.  ¿Es mi sueño? ¿Estoy dispuesto a pagar el precio? ¿En qué o quién me voy a convertir?

–          Se intencional  y establece una estrategia para llegar a tus sueños.   Debes definir las actividades que debes hacer y también las que debes dejar de hacer.  El saber cuáles son tus pasos reduce el miedo, la ansiedad y la incertidumbre  ¿Lo qué estoy haciendo me acerca a mis sueños? ¿De qué debo tener cuidado? ¿Qué debo mejorar? ¿Cuáles van a ser mis prioridades?

–          Ten confianza en tí mismo. Ya Dios ha confiado en ti dándote talentos y habilidades únicas para el logro de tus sueños. Es tiempo que te dejes de comparar con otros, esa competencia con otros lo que hace es frustrarte, daña tu auto estima. Trata de competir contigo mismo y a los demás trátalos como superiores a ti, ya que ellos también tienen sueños para dar al mundo. ¿Cómo es mi confianza? ¿Me estoy comparando conmigo mismo o con otros? ¿Cómo aumento mi confianza?

–          Ten una persona para rendir cuentas de tus actos. La mayor razón por la que no tenemos  personas a las cuales rendir cuentas es que tenemos miedo de que nos exijan, tenemos miedo de mostrar nuestros defectos. Tenemos miedo a quedar mal con otros, pero el mayor miedo es no asumir responsabilidad sobre nuestros sueños.

Es más fácil culpar a otros o las circunstancias, o excusarnos en nuestras carencias o debilidades que asumir responsabilidad por lo que anhelamos.  Necesitamos una persona a la cual rendir cuenta de nuestros sueños.

¿A quién le rindo cuentas?

¿Necesitaré un coach o un mentor?

¿Cómo voy a saber si mis acciones van a dar los resultados que busco?

El lograr los sueños no es nada fácil, de hecho todos los sueños se han logrado en base al esfuerzo y al sacrificio de aquellos que dijeron: no voy a esperar mañana, hoy voy a comenzar a construir mi sueño. ¿Estás dispuesto? ¿Cuándo vas a comenzar?

Si necesitas ayuda escribe a info@liderazgocrerativo.com

En amor y liderazgo,

 

Pedro Sifontes
Coach y Conferencista
Sígueme:@psifontes

art-tomorrow18

Escribe Tu Comentario

Similares: