fbpx

Dios nunca llega Temprano

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Dios nunca llega Temprano

¿Alguna vez te has sentido como si tus oraciones rebotaran en el techo? ¿Te sientes frustrado porque parece que Dios estuviese distante o no le importa lo que te pasa? ¿Estás cansado de esperar y suplicar?

Todos en alguna ocasión u otra hemos sentido a Dios lejos. Sin embargo, su proximidad a nosotros no depende de si lo sentimos o no. Como puedes ver, comprender el sentido de Dios durante esos momentos difíciles es vital para nuestra vida espiritual.

El problema de nosotros no es que Dios esté distante. Si en realidad fuésemos honestos, en ocasiones la manera en que Dios hace las cosas puede llevarnos sentirlo lejos porque no lo entendemos y porque tendemos a querer lo queremos ya.

Pero Dios nos da lo que necesitamos cuando lo necesitamos. Ahora bien, hay una enorme diferencia entre querer lo que queremos cuando lo queremos y necesitar lo que necesitamos cuando lo necesitamos. La diferencia entre esas dos es la espera.

La realidad de las cosas es que Dios no tiene prisa. Él literalmente tiene todo el tiempo del mundo. Como puedes ver, Dios es eterno y por consiguiente no tiene conciencia del tiempo.

Si analizas la vida de Jesús te darás cuenta que nunca anda apresurado. De hecho, pareciera que se demoraba a propósito cuando otros sentían que se les terminaba el tiempo.

Lo que sucede es que pensamos que si Dios no actúa cuando nosotros se lo pedimos perderemos la oportunidad o los recursos para que se nos facilite la vida.

Nos gusta estar preparados. Pero como Dios tiene todo el tiempo y los recursos siempre llega justo a tiempo, ni un minuto tarde ni un minuto temprano.

¿Sabes qué pasaría si Dios llegase temprano? No lo apreciaríamos. No viviríamos  por fe; viviríamos por suposición y presunción y nunca reconoceríamos nuestra necesidad de un Dios que siempre llega justo a tiempo.

De manera que la próxima vez que tengas que esperar recuerda tres cosas:

1) Esperar renueva nuestras fuerzas

2) Esperar refine nuestro carácter

3) Esperar reenfoca nuestro propósito

Así que mientras esperes no tengas miedo. No te preocupes. No te desanimes. No te desesperes. Dios es paciente con nosotros y a veces se demora por nuestro propio bien.


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

57
Responder

avatar
55 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
40 Comment authors
ADRIANOCynthiaarelisEdna Olivero Leónanonimo Recent comment authors
Rita Melendez
Visitante
Rita Melendez

Esperar en Dios no es fácil, pero cuando contesta la petición te das cuenta de que nunca es tarde para tu milagro.

silvia
Visitante
silvia

Gracias Sr Jesús una vez mas me respondes a mis dudas

Enna Franco
Visitante
Enna Franco

Si padre sperare aunq mi alma sta en angustia, perdoname pero el dolor es mas grande q yo pero confio en TI amen

blanca estela gomez
Visitante
blanca estela gomez

Creo firmemente q dios siempre yega justo atiempo ycuando lo necesitas

carmen galarza
Visitante
carmen galarza

Mme gusti

1 2 3 11

Similares:



Loading cart ...