Echarse la culpa mutuamente en el matrimonio es una actitud altamente destructiva.

Todos los matrimonios tenemos conflictos, unos mas y otros menos; y no existe ninguna persona perfecta. Entonces siempre vamos a cometer errores y faltas, muchas veces conscientemente y muchas veces inconscientemente.

Los sistemas de creencias de cada uno de los c√≥nyuges son generalmente muy diferentes porque vienen quiz√°s de diferentes culturas, diferente educaci√≥n, diferente modelaje, diferente temperamento, etc. Entonces cuando las cosas no salen bien, comenzamos a buscar a quien echarle la culpa!‚Ä® ‚Ä®Hacer sentir culpable al c√≥nyuge nunca ha resuelto una situaci√≥n. Por el contrario, la culpabilidad genera un efecto destructivo sobre la relaci√≥n de las personas, ya que provoca una tensi√≥n en la relaci√≥n que puede producir indiferencia o venganza, y es altamente destructiva para el matrimonio.

‚Ä®La culpa muchas veces tiene el prop√≥sito de desviar la atenci√≥n de la propia responsabilidad y ponerla sobre la otra persona. Otras veces tiene el prop√≥sito de mantener una imagen propia a salvo. Pero en ambos casos es una actitud ego√≠sta que agrede los sentimientos del otro.‚Ä® ‚Ä®La culpa es como un veneno que se derrama sobre la persona objeto de la acusaci√≥n, ya que la hace sentirse in√ļtil, incapaz, torpe y todo lo que atenta contra su autoestima.

La culpa es una especie de juicio o inclusive condenaci√≥n sobre la persona que fall√≥ o que simplemente maneja las cosas diferentes a como las manejar√≠amos nosotros. La culpa contiene semilla de destrucci√≥n.‚Ä® ‚Ä®Es necesario ir a la Universidad del Creador para ver como resolver esta situaci√≥n. En el Manual de Vida del Fabricante (la Biblia), encontramos las respuestas para saber manejar el desaf√≠o del matrimonio, porque si aprendemos a controlar los conflictos, el matrimonio es una relaci√≥n maravillosa.

Lucas 6:37 dice: No juzgu√©is y no ser√©is juzgados; no conden√©is y no ser√©is condenados; perdonad y ser√©is perdonados. La ordenanza de Dios esta absolutamente clara: No podemos juzgar, no podemos condenar y tenemos que perdonar.‚Ä® ‚Ä®Pero Pastor, que hago entonces si mi c√≥nyuge realmente esta haciendo algo mal? Entonces debes usar la herramienta de la confrontaci√≥n en amor. En el lugar correcto, en el momento justo, y a la manera de Dios con paciencia y amor, le expresas a tu c√≥nyuge tu inconformidad o tu parecer. Por ejemplo: no es lo mismo decir: ‚Äúes que por tu culpa, por haber gastado m√°s de la cuenta, ahora no tenemos dinero‚ÄĚ a decir: ‚ÄúMi amor, me siento mal porque creo que tomamos decisiones equivocadas con respecto al manejo del dinero y ahora nos hace falta‚ÄĚ

Aunque tu no hayas sido directamente responsable, el hecho de unirte a tu c√≥nyuge a afrontar las consecuencias va a generar en el c√≥nyuge un arrepentimiento sincero y la posibilidad de correcci√≥n es infinitamente mayor a que si se usa la culpa.‚Ä®¬°Pero Pastor, ya le he hablado muchas veces y sigue haciendo lo mismo!Hay costumbres y h√°bitos de vida que son dif√≠ciles de cambiar, y no por eso debemos juzgar ni condenar al c√≥nyuge. Probablemente t√ļ tambi√©n tienes algunas actitudes y h√°bitos que te cuesta cambiar.

Necesitamos comprensi√≥n y paciencia. Lucas 21:19 Con vuestra paciencia ganar√©is vuestras almas.‚Ä® ‚Ä®Si tu has usado la actitud destructiva de la culpa con tu c√≥nyuge, p√≠dele perd√≥n a Dios hoy mismo. Luego habla con tu c√≥nyuge, p√≠dele perd√≥n y expr√©sale tus sentimientos con el prop√≥sito de juntos,  buscar soluciones. Entonces el Dios de paz y de amor, les visitar√° y traer√° soluciones sabias y la provisi√≥n necesaria para resolver las necesidades.

Tu matrimonio y tu familia es el regalo mas preciado que Dios te ha dado. Cuídalo!

Luis y Hannia Fernandez
[email protected]
www.libresparaamar.org