Haciendo la Diferencia

El mono japonés, Macaca fuscata, ha sido observado y documentado por más de 30 años. En 1952, en la isla de Koshima, los científicos les proveían a los monos con patatas dulces dejadas caer en la arena. A los monos les gustaba el sabor de las patatas dulces crudas, pero hallaban la arena desagradable.

Una hembra de 18 meses de nombre Imo descubrió que podía resolver el problema lavando las patatas en una quebrada cercana. Ella le enseñó este truco a su madre. Sus compañeros de juego también aprendieron esta nueva manera y los enseñaron a sus madres, también.

Esta innovación cultural fue gradualmente adoptada por varios monos frente a los ojos de los científicos. Entre 1952 y 1958, todos los monos jóvenes aprendieron a lavar las patatas dulces arenosas para hacerlas más palatables. Sólo los adultos que imitaron a sus hijos aprendieron esta mejora social. Otros adultos siguieron comiendo las patatas dulces pero sucias.

Entonces algo sorprendente ocurrió. En el otoño de 1958, un cierto número de monos de Koshima estaban lavando las patatas dulces –no se conoce el número exacto. Supongamos que cuando el sol salió una mañana había 99 monos en la Isla de Koshima que habían aprendido a lavar sus patatas dulces. Asumamos también que más tarde esa mañana, el centésimo mono aprendió a lavar patatas. !Entonces ocurrió!

Para la siguiente tarde, casi todos en la tribu estaban lavando las patatas dulces antes de comerlas. La energía adicional de este centésimo mono, de alguna manera, ¡creó una brecha ideológica!

Pero observen. Lo más sorprendente que notaron los científicos fue que el hábito de lavar las patatas dulces se propagó espontáneamente al otro lado del mar –¡colonias de monos en otras islas y en tierra firme en Takasakiyama comenzaron a lavar sus patatas dulces!

“Marea de Vida”, Watson, pp. 147-148, Bantam Books, 1980
La historia de hoy, más que un hallazgo científico de importancia es un llamado de atención sobre el don que Dios nos ha concedido a todos y cada uno de nosotros: el poder de influir en otros. Si un mono, actuando por instinto, pudo desencadenar cambios permanentes en la conducta de toda una especie más allá de su isla, ¿cuánto más nosotros, que creados a imagen y semejanza de Dios, contamos además con la presencia y ayuda del Espíritu Santo?

No hay duda que el enemigo de nuestras almas ha engañado a más de uno con la noción de que somos insignificantes y que nuestras vidas no cuentan para nada… o para muy poco. Ante toda insinuación de ese tipo, venga de donde venga, atrevámonos a afirmar que, en Cristo somos más que vencedores y si un mono puede hacer la diferencia, ¡cuánto más nosotros! Adelante y que Dios les continúe bendiciendo.

Raúl Irigoyen

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Génesis 1:26,27.

¿Ha sido de Bendición este tema? Entonces compártelo:

Escribe Tu Comentario

Responder

5 Comentarios en "Haciendo la Diferencia"

avatar
Macaco
Visitante
Macaco
marlon
Visitante
marlon

gracias padre por estar con nosotros cada dia y darnos esa fe y fortaleza para seguir tus pasos sin desmayar ni rendirnos,por que solo tu nos das esas fuerzas.

JOHNY REDIN
Visitante
JOHNY REDIN

GRACIAS PADRE AYA PUES EN NOSOTROS ESE ESPIRITU DE ENSEÑANZA Y PODAMOS PUES TRAER MAS ALMAS A TU REDIL AMEN Y AMEN

KAR
Visitante
KAR

ME GUSTO MUCHO ESPERO CON ANSIAS LA REFLEXIÓN DE MAÑANA DIOS LOS BENDIGA

GEANETTE ANGULO
Visitante
GEANETTE ANGULO

excelente reflexion!!!!

wpDiscuz

Similares: