fbpx

La Queja Y El Reclamo En El Matrimonio.

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Dos actitudes muy destructivas!

La queja es una expresión de un sentimiento dolor y resentimiento. Es la expresión de un sentimiento de disgusto, frustración o inconformidad por alguna situación que no se ha podido resolver.

El reclamo es la acción de protestar o exigir una acción o el cumplimiento de un derecho que se considera debe ser cumplido.
En todos los matrimonios es muy frecuente encontrar actitudes de queja y reclamo debido a las diferencias de opinión en las parejas. No obstante es un tema del cual se debe tener extremo cuidado, ya que si no se controlan estas actitudes se van a generar  discusiones y frecuentemente ofensas que van deteriorando la relación matrimonial.

La verdad es que la queja y el reclamo raramente conducen a la solución de problemas. Por el contrario, los agravan.

Entonces lo primero que debemos reconocer es que estas actitudes no deben usarse en el matrimonio. Debemos entender que estas dos actitudes no son opciones saludables para resolver los conflictos de la relación matrimonial.

Veamos un ejemplo de queja y reclamo: ¡estoy harto de que andes contándole a nuestros vecinos todas nuestras cosas privadas, eres una chismosa! Esta forma de quejarse probablemente generará una respuesta como: ¡Claro, es que no quieres que nadie se de cuenta de que eres un vago, estoy cansada de ver lo inútil que eres! Esta discusión no terminará en nada bueno! Las quejas y reclamos siempre van a conducir a una discusión estéril que traerá ofensas y más problemas a la relación.

Lo segundo que debemos entender es que tampoco nos podemos quedar callados a los sentimientos de dolor, disgusto ó resentimiento. Es muy peligroso quedarse con esos sentimientos guardados.

Quedarse callado(a) evita discusiones, pero los va distanciando poco a poco y puede ocurrir una reacción explosiva en cualquier momento que puede ser muy destructiva.

Entonces debemos buscar un momento y un lugar oportuno para hablar del tema que le está molestando de su cónyuge. También se debe hacer de una manera respetuosa, expresando el sentimiento sin hacer sentir a su cónyuge acusado o culpable.

En el ejemplo mencionado, sería mejor una expresión como: ¡Mi amor, quiero decirte que me sentí ofendido cuando le contaste a nuestra vecina acerca de los problemas que estoy teniendo en el trabajo! Eso sería mucho mejor y abriría el espacio para una respuesta como: Oh mi amor, lo siento, no me di cuenta; perdóname. De esta manera se expresó el sentimiento, se aclaró el asunto y no hubo consecuencias negativas. Por el contrario refuerzan el pacto de amor y fortalecen el matrimonio.

Si has usado mucho la queja y el reclamo, busca un momento y un lugar oportuno y pídele a tu cónyuge perdón por haberte quejado y reclamado mucho y exprésale tu deseo de manejar las diferencias de opinión y los sentimientos de dolor de una manera diferente.

Panal de miel son las palabras suaves, suavidad al alma y medicina a los huesos. Prov: 16:24.

Luis Hannia Fernandez
www.libresparaamar.org
[email protected]


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

38
Responder

avatar
38 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
31 Comment authors
adrianahumberto montoyaMARIA TERESAonelia alba marina carmona de ortegamagda Recent comment authors
Santo Loreto
Visitante
Santo Loreto

Buenisimo es el articulo, porque sabes que una de las arma que utiliza el enemigo de los matrimonio son estas dos palabras.Reclamo y quejas. Debemos de mirar el espejo antes de reclamar a nuestro conyugue y de quejarno para evitar malestares y heridas que cuestan para sanar porque el silencio llega y viene acompañada de afliccion y desesperacion. Miremos con los ojos que miro cristo a la humanidad y que dijo: Padre perdonalos porque no saben lo que hace…..los felicito por este articulo, y Dios siga dando mas sabiduria para que el dia exacto sarga a la luz cada articulo.

victor julio
Visitante

EN UICHAS OCACIONES NOS DEJAMOS LLEVAR POR EL ARREBATO, DE NUESTRA HEMOCIONES, Y SIN QUERER PODEMOS HERIR, A NUESTROS SERES MAS AMADOS… NO SOMOS NADIEN PARA CAMBIAR, O TRATAR DE HACER QUE NUESTRA PAREJA, SEA COMO UNO QUIERE QUE SEA… SOLO HAY UNO QUE NOS CAMBIA, Y QUE NOS ORIENTA EN NUESTRAS VIDAS… PIDAMOLES A EL TODO PODEROSO. DIRECION ,ANTES, DE RACLAMAR A NUESTRA PAREJA… PERO ANTES REVISEMOS, NUESTRAS CONCIENCIAS, PARA VER, SI NO SOMOS NOSOTROS, LOS QUE ESTAMOS, PROPICIANDO, ESE ERROR.. BENDICIONES…

MARIA TERESA
Visitante
MARIA TERESA

— LA QUEJA Y EL RECLAMO EN EL MATRIMONIO — QUERIDO(A) AMIGO(A) DE » RENUEVO » :,,,,,,,, TE CASASTE PORQUE TU QUISISTE ! TE CASASTE PORQUE TE ENAMORASTE DE LA PERSONA QUE TU ELEGISTE !!! ,,,,,, ESTE ES TU CONYUGUE, – TU AMADO(A) – TU COMPANERO(A) – TU PAREJA, – TU COMPANIA! – TU VIDA – TU DESTINO ,,,,,,,,- DE QUE TE QUEJAS?,,,,,, NO LO HAGAS! Y SI TE DUELE , SI TE HUMILLA, PONTE EN DIALOGO ENSEGUIDA! HABLA, – EXPLICA – CUENTA! – PARA QUE TE COMPRENDA, PARA QUE TE ENTIENDA Y PUEDAN RESTAURASE ESOS MALENTENDIDOS, ESOS RENCORES, O… Leer más »

Rosy
Visitante
Rosy

Yo no estoy casada…pero me agradó mucho este artículo ya que encierra una verdad muy dejada de lado que cada matrimonio debe tener en cuenta: que evitar las discusiones fortalece al matrimonio ya que las palabras que salen de nuestra boca tienen el poder de destruir o de construir. Dios, en Su infinita Sabiduría, constituyó el matrimonio y dio a todos reglas a seguir conforme al Plan que estableció…mas cuando el pecado se inmiscuyó separó a Dios de los hombres!!!! Busquemos cada día estar más unidos a Él y realizar la tarea que nos asignó: hacer siempre Su voluntad para… Leer más »

Martha Eugenia
Visitante
Martha Eugenia

No es lo que entra lo que contamina al hombre, sino aquello que sale de su boca. Si en nuestra relación constantemente estamos acusando, quejándonos de nuestro conyugue, entonces precisamente lo que estamos diciendo de él o ella es lo que vamos a ver a cosechar en la tierra, estamos atando a nuestra pareja, seamos sabios al hablar , no ataquemos a la persona, sino al hecho que nos molesta, por ejemplo decir a nustro esposo no me gusta la mentira, y no mentirosa eres hija del … porque el diablo es padre de mentira, sería mucho más edificante decirle… Leer más »

1 2 3 8

Similares: