fbpx

Buscando en las Gavetas

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Dos abuelos. Cuarenta años de convivencia fecunda y fiel. Se conocían lo suficiente, como para darse todavía la sorpresa de un malentendido. Era justo lo que había sucedido esa mañana.

El abuelo era un hombre jovial y bastante espontáneo. Impetuoso en sus reacciones, solía irse de boca cuando decía sus verdades.

La abuela, en cambio, era más paciente, pero también de reacciones más lentas. Por eso, aquel cruce de palabras que la habían ofendido, la llevó a su respuesta habitual: el mutismo.

El recurso del silencio suele ser frecuente en personas que están obligadas a una convivencia muy cercana. Sobre todo cuando no existe la posibilidad de escapar a través del grupo.

Y estos dos abuelos, pasaban gran parte de la semana solos, porque sus tres hijos casados no vivían en el mismo pueblo, y los encuentros solían darse sólo los fines de semana. Y esto sucedía un día miércoles.

La discusión se había dado en horas de la mañana. Para la hora del almuerzo, se comió en silencio.

El televisor llenó un poco el vacío, sin solucionar el problema. El mate de la tarde los vio reunirse dentro del mismo clima. Y llegada la cena, continuaba aún el mutismo por parte de la abuela.

Al abuelo ya se le había pasado totalmente el mal rato, y quería que le sucediera lo mismo a su compañera. Pero, evidentemente, ésta era de reacciones más lentas.

Por tanto había que encontrar una manera de hacerla hablar, sin que ello significara capitulación por ninguna de las dos partes.

Porque el asunto que los había distanciado era una intrascendencia, y no valía la pena volver sobre ello.

Cuando ya se iban a acostar, al abuelo se le ocurrió una idea. Se levantó con cara de preocupado, y abriendo uno de los cajones de la cómoda, se puso a buscar afanosamente en él.

Sacaba la ropa y la tiraba sobre la cama. Luego de haber vaciado ese cajón, lo cerró con fuerza y se puso a hacer lo mismo con el siguiente.

Cuando ya se decidía a hacer lo mismo con el tercero, la abuela rompió el silencio y preguntó entre enojada y preocupada:

«¿Se puede saber qué diablos estás buscando?»

A lo que contestó su marido con una sonrisa: «¡Si! Y ya lo encontré: ¡Tu voz, querida!»

Autor Desconocido
Enviado por Ana de Zárate

La voz es un regalo de Dios. No permitamos que los problemas del diablo nos roben la hermosa oportunidad de comunicarnos. El silencio es como frío penetrante en el alma. Devolvámonos el corazón.

!!La voz de mi amado! He aquí él viene Saltando sobre los montes, Brincando sobre los collados. Cantares 2:8.

Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz; Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto. Cantares 2:14.

Es la voz de mi amado que llama: Abreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, Porque mi cabeza está llena de rocío, Mis cabellos de las gotas de la noche. Cantares 5:2.


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

15
Responder

avatar
15 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
12 Comment authors
Rosa Esther Fleitasdexy carolina cpntrerasjaneth maldonadoantonio omar diazSHELLY REYES Recent comment authors
SHELLY REYES
Visitante
SHELLY REYES

que hermosa reflexion,asi era yo ,cualquier problema o discusion con mi esposo,no hablaba lo unico q hacia era pasar dos o tres dias enojada con el .callaba pero no es bueno,pero DIOS ya me cambio,ahora en vez de enojarme y callar le respondo con mi mejor sonrisa en mi boca y con las palabras mas dulces que encuentre muy dentro de mi,,,,,sabes ,se queda admirado.

Anónimo
Visitante
Anónimo

Q impresionante es el comunicarse !!!

hector bazan
Visitante
hector bazan

Que BENDICION

Ramon Gonzalez
Visitante
Ramon Gonzalez

Me gozo grandemente en las bendiciones que nuestro amado Dios nos provee cada dia. Las situacion que embarga a este mundo en la actualidad no es nada agradable, especialmente cuando abrimos las paginas del periodico u oimos o vemos las noticias en algun canal de television o radio; en mas de las ocasiones son solo malas noticias. Me conforto en el Samos 46 en donde puedo refugiarme y declarar con toda conviccion… DIIOS ES MI AMPARO Y FORTALEZA Y MI PRONTO AUXILIO EN LAS TRIBULACIONES. Gracias por su hermoso ministerio en donde difunden palabras de animo y consuelo no solo… Leer más »

espe
Visitante
espe

Cuan hermoso y edificante mensaje, me identifiquè con la abuela, Dios me los bendiga!

Similares: