Basta con morirse para ascender al tope de la escala moral. Por lo menos, en los velorios no hay quien pueda hablar mal de los honorables huéspedes del subsuelo.

El difunto pudo ser en vida un consumado alcohólico, todo un tabernícola, (Habitante frecuente de las tabernas) pero, ahora muerto, es un borracho digno. Ya nadie parece acordarse de esas sesenta billones de células, todas ebrias, que llegaban dando tumbos a la casa; ahora, ha muerto y ¡¡ tan bueno que era!!

De este efecto ben√©volo posterior a toda muerte habl√≥ Jes√ļs cuando dijo: – y si el grano de trigo no cae a tierra y muere, queda solo; pero, si muere, llevar√° mucho fruto- Entonces, muerte es la expresi√≥n b√≠blica que m√°s precisa lo que ocurre a la persona que se rinde totalmente a Dios y a su voluntad. ¬® Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo ¬® ¬® Consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jes√ļs ¬®

No hay nada para el grano de trigo que se resiste a morir. Solo muerto traerá fruto. No sirve aparentar muerte. Nadie dirá nada bueno de una semilla que solo quedó untada a la tierra, debe hacer su viaje al fondo con todo el cuerpo y así, dará de que hablar.

El creyente en Cristo está llamado a morir. Tristemente algunos andan por ahí como si no estuvieran ni vivos ni muertos. Son como cadáveres que se hubieran arrepentido de su muerte.

La familia, amigos, vecinos e iglesia, est√°n esperando recoger de ellos alg√ļn fruto espiritual, decir lo bueno que es vivir, compartir, trabajar con ellos; pero, no hay fruto.

Sin morir somos nuestra propia criatura detenida. Muriendo somos una nueva criatura. 2ª Corintios. 5:17.

Por otro lado, quienes han instalado su residencia bajo tierra, son los seres m√°s ins√≥litamente tranquilos, entregados por entero al reposo, imperturbables. En vida, no se les pod√≠a pisar una u√Īa, ahora, puede caminarse sobre ellos y siguen cultivando su fruct√≠fera humildad, una decencia y honradez elementales, se√Īal de que est√°n muertos; esa es la respuesta de un muerto.

Solo en Hollywood los muertos salen a hacer maldad, a comportarse como vivos.

Estar muertos desde este punto de vista es carecer de vida en nuestras relaciones con el pecado y el mundo. Es reflejar la vida de Cristo en nosotros. Es reposar en Dios y no responder los agravios ni tomar venganza. Es mostrar quietud, tranquilidad y dominio en los momentos de adversidad. Es portarse como todo un difunto, como una semilla que para vivir a plenitud, debe saber morir.

Iv√°n Castro Rodelo
Pastor

Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios; Entonces se volvían solícitos en busca suya. Salmo 78:34.

Un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar. Eclesiastés 3:2.