El funeral del abuelo Madison fue uno de los mayores vistos en la ciudad. M√°s de quinientas personas asistieron a la iglesia para el servicio f√ļnebre. Amigos del abuelo que lo conoc√≠an desde la ni√Īez, vecinos, personas que trabajaron con √©l, amigos m√°s j√≥venes, comerciantes, hermanos, sus hijos y sus nietos, todos fueron a celebrar la vida que el vivi√≥. ¬°Madison no ten√≠a idea de que a su abuelo lo conoc√≠an tantas personas!

Hoy estamos aqu√≠ para despedir a un amigo muy querido, dijo el ministro cuando comenz√≥ el servicio. La buena noticia es que en realidad no es un adi√≥s, sino un hasta luego, Floyd, porque sabemos que Floyd est√° en el cielo con nuestro Se√Īor y sabemos que los volveremos a ver cuando todos estemos all√≠.

Cuando el ministro terminó de hablar, varios  parientes y amigos del abuelo se acercaron a contarle lo especial que él había sido. Le contaron historia tras historia de los tiempos en que él les había prestado dinero, o cómo les había ayudado a sacar la nieve de sus caminos, a hacer arrancar sus autos, llevándolos al aeropuerto, consolándolos cuando fallecían sus seres amados, parecía que durante toda su vida nada había detenido al abuelo para mostrar el amor de Dios a los otros.

-Lo mejor que puedo decir de mi pap√°, agreg√≥ el pap√° de Madison, es que soy una mejor persona porque mi pap√° fue cari√Īoso, compasivo, honesto y sab√≠a perdonar y yo siempre quise ser como √©l.

-Pap√°, ¬Ņsabes qu√©?, dijo Madison cuando termin√≥ el servicio. Despu√©s de escuchar a toda esa gente diciendo esas cosas tan buenas del abuelo, he decidido que yo tambi√©n quiero ser como √©l.

Jes√ļs es el mejor ejemplo a seguir.
Es maravilloso tratar de ser como las personas que nos dan un buen ejemplo. Jes√ļs es el mejor ejemplo que siempre hemos tenido. Si podemos ser como √Čl, ¬°realmente seremos algo!

Efesios 5:1
Imiten ustedes a Dios como hijos amados que imitan a su padre.