Hoy… Me Dirigirá por el Camino Recto

“Halló a Jacob en tierra de desierto, y en desierto horrible y yermo; lo trajo alrededor, lo instruyó, lo guardó a la niña de sus ojos” Sal 107:7.

.¿Cuál y como será el camino que me espera en este día?.

¿Pasaré por sombras y angustias?

¿Mi pie caminará hoy por la candente arena de un desierto horrible y árido?

No lo sé. Solo sé que necesito caminar en este día por fe y plenamente confiado en que el cuidado de Dios sobre Jacob se repetirá sobre mi vida en este día.

A Jacob lo halló en tierra del desierto. Desierto horrible y yermo, sin embargo Dios lo trajo alrededor, lo .instruyó y lo guardó como a la niña de su ojo.

Sus promesas me recuerdan que como el águila que despierta su nidada, revolotea sobre sus pollos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas; así lo hará el Señor conmigo hoy.

El nos llevará y el nos guardará en este día. El Señor confortará mi alma, me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Y hoy, aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; porque él estará conmigo; su vara y su cayado me infundirán aliento.

El Señor me pastoreará siempre y en las sequías saciará mi alma y seré como huerto de riego y como manadero de aguas, cuyas aguas nunca faltan. Porque Dios es Dios eternamente y para siempre; él me .capitaneará hasta la muerte.

¿Qué más puedo desear?

¿Qué más puede anhelar mi alma?.

¿De qué temeré hoy, si estoy seguro que él me guiará por el camino recto?

¿En quien más podré confiar?.

Hoy no hay razón para que mi alma se angustie, ya que tomado de la mano con el Señor, el buen pastor nada podré temer. Cuando él nos lleva la seguridad nos invade y la fortaleza nos envuelve, porque de nada podremos dudar. Él es el Señor de la eternidad. Hoy es un buen día para probar nuevamente su fidelidad y sabia dirección.

Gracias Señor. En medio de los caminos tortuosos veré tu manera prodigiosa de conducirme. Como oveja de tu prado seré sabiamente dirigido. Hoy quiero caminar detrás de tus pisadas sin angustia, ni soledad, ni duda, porque cuando te sigo, el horizonte se abre y la esperanza crece dentro de mí. Cuantos hoy estarán abatidos porque no han aprendido a seguirte.

Permíteme Señor no solamente seguirte, pero decirles a otros la hermosura de seguir tus pisadas y dejarnos .dirigir por tu sabio pastoreo. Gracias porque en ti hay plenitud de gozo y hermosa dirección que nos lleva toma con firmeza y nos guiará y nos cuida como la niña de tu ojo. Gracias Padre. Amén.

.
Dr. Serafín Contreras Galeano.
www.serafincontreras.com

devoc-caminos09

Devocional Diario – Renuevo.net

Escribe Tu Comentario

Similares: