Hay que ser como los sellos de correos, pegarse a las cosas hasta que se logren.

1 Corintios 15:58
Así que, hermanos míos amados
estad firmes en la obra del Se√Īor siempre,
sabiendo que nuestro trabajo en el Se√Īor no es en vano.

Proverbios 21:21
El que sigue la justicia y la lealtad halla vida, justicia y honor.

1 Corintios 16:10
Si llega Timoteo, ved que est√© con vosotros sin temor, pues √©l hace la obra del Se√Īor como tambi√©n yo.

G√°latas 6:9
Y no nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos.

2 Pedro 3:14
Por tanto, amados, puesto que aguard√°is estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por El en paz, sin mancha e irreprensibles,

Salmos 126:5
Los que siembran con l√°grimas, segar√°n con gritos de j√ļbilo.

Proverbios 11:18
El imp√≠o gana salario enga√Īoso, pero el que siembra justicia recibe verdadera recompensa.

Eclesiastés 11:1
Echa tu pan sobre las aguas, que después de muchos días lo hallarás.

Isaías 40:31
pero los que esperan en el SE√ĎOR renovar√°n sus fuerzas; se remontar√°n con alas como las √°guilas, correr√°n y no se cansar√°n, caminar√°n y no se fatigar√°n.

Jeremías 45:3
“T√ļ dijiste: `¬°Ay, infeliz de m√≠!, porque el SE√ĎOR ha a√Īadido tristeza a mi dolor. Cansado estoy de gemir y no he hallado reposo.

‘Mateo 10:22
Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.

1 Corintios 15:58
Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Se√Īor, sabiendo que vuestro trabajo en el Se√Īor no es en vano.

2 Corintios 4:1
Por tanto, puesto que tenemos este ministerio, seg√ļn hemos recibido misericordia, no desfallecemos;

2 Corintios 9:6
Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará.

2 Tesalonicenses 3:13
Pero vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien.

Hebreos 12:3
Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón.

Hebreos
12:5 adem√°s, hab√©is olvidado la exhortaci√≥n que como a hijos se os dirige: HIJO MIO, NO TENGAS EN POCO LA DISCIPLINA DEL SE√ĎOR, NI TE DESANIMES AL SER REPRENDIDO POR EL;

Santiago 5:7
Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Se√Īor. Mirad c√≥mo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tard√≠a.