fbpx

La Niña y El Anciano

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Nani era una niñita de seis años. Aquella tarde parecía haberse propuesto generar un terrible chirrido que, por lo estridente, trastornaba los sentidos tanto de residentes como de quienes simplemente pasaban por allí. Y es que iba montada, pedaleando a toda velocidad, en su viejo y oxidado triciclo… un triciclo que habían disfrutado cuatro dueños anteriores.

Era tal la felicidad que mostraba por no haber tenido que disputar con ninguno de sus cuatro hermanos el juguete, que se sentía que era la reina y dueña de la calle.

Realmente no había ninguna cosa en ese instante que le interesara más que pedalear, subiendo y bajando a toda velocidad por la acera. Para ella ese chirrido ¡era música celestial!

Tras muchas vueltas, se interpuso en su camino un hombre que traía en su mano una latita. Era un anciano de gentiles ojos que transmitían amor. Cuando ella alzó su mirada y vio ese rostro tan bondadoso, su corazón vio al padre y abuelito que nunca tuvo. El diálogo entre los dos fue muy breve: “¿Me dejas arreglarte tu triciclo?” Obviamente, se trataba de uno de los atormentados vecinos. Luego de aceitado el triciclo, se oyó un “gracias, señor”, acompañado de una gran sonrisa que ambos se regalaron.

Ese sencillo gesto fue todo lo que bastó para que se iniciara la más pura y grande amistad entre los dos. No había día en que Nani, camino a su escuela, no pasara por el negocio del gentil anciano y le saludase con su manito y una sonrisa a través del vidrio de la ventana.

Pasaron varios días durante los cuales no se vio la figura de la niña; el anciano ya la extrañaba, al haberse acostumbrado a su saludo al iniciar el día. Algo inquieto, se dispuso a visitar la casa de la niña y conocer su realidad. Él era el propietario de una mueblería que abastecía al humilde vecindario y conocía la condición de los vecinos.

Cuando llegó a la vivienda, se dio cuenta del triste drama… la madre estaba enferma y en cama y Nani tenía que cuidar de ella. Al ver la escasez en que vivían, con mucha cautela y ternura dijo el anciano: “Señora, ¿aceptaría que yo costee todos los gastos de su hijita hasta terminar sus estudios, incluyendo todas sus necesidades sin faltar una de ellas?” Con gran asombro e incredulidad la madre estupefacta aceptó tan inmerecido gesto.

A partir de ese día, Nani se vistió siempre con ropa y zapatos nuevos, y ahora comía todo lo que le gustaba, compartiendo con sus hermanitos su “abundancia”.

La promesa de ese perfecto desconocido –para ella, como salido de un cuento de hadas o, tal vez, como caído del cielo– se mantuvo, cumpliéndose día a día, hasta terminar sus estudios.

Que Dios bendiga la memoria de ese piadoso anciano. ¿Altruista o filántropo quizás? No sé en realidad, por lo verdaderamente relevante para mí fueron los momentos felices que él mismo declaró con frecuencia, haber extraído de esta encantadora relación de amistad… a pesar de la abismal diferencia de edades. Esa niña, bendecida, supo agregar alegría pura a la vida del anciano al final de sus días.

Anita Irigoyen.

En la vida de un niño un solo gesto de comprensión y amor es suficiente para marca su vida. Hoy cerca de ti está un niño, demuestrale cuanto el vale, podrías cambiar algo dentro de él o ella.

El Señor se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla. Isaiás 42:21

Por amor de Sion no callaré, y por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha. Isaiás 62:1


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

11
Responder

avatar
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
10 Comment authors
DORISRicardoharlin h vasquezAlanismilagros Recent comment authors
aidee garza
Visitante
aidee garza

En verdad muy bella reflexion . Dios les bediga.
Los niños son de cristo, el es su amigo fiel.
En cada hogar dios bendice a sus moradores desde el momento que envia esos angelitos a la tierra.
Cuidemoslos siempre, respetemolos y enseñemos a nuestros hijos a vivir y caminar en el señor.
Trabajé con niños y actualmente lo hago con adolescentes,
Soy maestra y disfruto mi trabajo, porque dios me dio el don de trabajar con ellos.
Dios les bendiga, Saluds desde Santa Catarina, la ciudad devastada por el huracaán Alex, pero Dios es grande y el nos permite estar de pie.

yani
Visitante
yani

los nin~os y los ancianos son muy especiales ellos siempre tienen puro amor y comprencion para ofrecer, no enjuician y dan amistad sincera son el reflejo del verdadero amor de Dios, las primeras y ultimas etapas de la vida se asimilan en ver el mundo con amor

TERESA RAMIREZ C.
Visitante
TERESA RAMIREZ C.

HERMOSA REFLEXION….¡ PASAMOSS POR UN TPO AQUI….EN ESTA TIERRAA…CUMPLIENDOO…NUESTRA MISION….COMO HIJOSS ( as ADOPTADASS… CON SUS PROPOSITOSS DIVINOSS….SE NOS ` PERMITEE…CONOCER…PERSONAS…QUE PASAN POR NUESTRA EXISTENCIAA…¡ ..¡ SON LINDAS SORPREZAS QUE SE NOS DAN … Y MARCAN NUESTRAS VIDASS…AMIGOS….QUE PODEMOS DISFRUTAR Y DEJAR HUELLITAS…. EN SUS VIDAS Y EN ELLOS..EN NAS.. MARCAMOS VIDASS….ASI COMO JESUS NUESTRO DIOS Y SEÑORR MARCO PARA SIEMPREE…NUESTRA EXSTENCIA ¡¡ MI AMIGO Y MI REDENTOR…..¡ POR EL VIVO Y EXISTOO…. SOLO PARA EL…LOS LLAMADOS DE MI NOMBRE PARA GLORIA MIA LOS HE ECHO , FORMEE…HICE…..¡ AL PASAR….POR ESTE PLANETA AZUL….LO HACEMOS SOLO PARA EL….DIGNO DE TODA GLORIA… Leer más »

marta
Visitante
marta

Hermoso gesto digno de imitar .Gracias por sus reflexiones , son de mucha bendicion .Dios lo bendiga.

David
Visitante
David

Pienso que los ninos son una bendicion de Dios para nosotros los padres y que cuando podemos ayudar sin esperar nada a cambio ni de Dios ni de las personas debemos ayudar por que la palabra de Dios dice de gracia recibiste da de gracia

Similares: