fbpx

La Queja Y El Reclamo En El Matrimonio.

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Dos actitudes muy destructivas!

La queja es una expresión de un sentimiento dolor y resentimiento. Es la expresión de un sentimiento de disgusto, frustración o inconformidad por alguna situación que no se ha podido resolver.

El reclamo es la acción de protestar o exigir una acción o el cumplimiento de un derecho que se considera debe ser cumplido.
En todos los matrimonios es muy frecuente encontrar actitudes de queja y reclamo debido a las diferencias de opinión en las parejas. No obstante es un tema del cual se debe tener extremo cuidado, ya que si no se controlan estas actitudes se van a generar  discusiones y frecuentemente ofensas que van deteriorando la relación matrimonial.

La verdad es que la queja y el reclamo raramente conducen a la solución de problemas. Por el contrario, los agravan.

Entonces lo primero que debemos reconocer es que estas actitudes no deben usarse en el matrimonio. Debemos entender que estas dos actitudes no son opciones saludables para resolver los conflictos de la relación matrimonial.

Veamos un ejemplo de queja y reclamo: ¡estoy harto de que andes contándole a nuestros vecinos todas nuestras cosas privadas, eres una chismosa! Esta forma de quejarse probablemente generará una respuesta como: ¡Claro, es que no quieres que nadie se de cuenta de que eres un vago, estoy cansada de ver lo inútil que eres! Esta discusión no terminará en nada bueno! Las quejas y reclamos siempre van a conducir a una discusión estéril que traerá ofensas y más problemas a la relación.

Lo segundo que debemos entender es que tampoco nos podemos quedar callados a los sentimientos de dolor, disgusto ó resentimiento. Es muy peligroso quedarse con esos sentimientos guardados.

Quedarse callado(a) evita discusiones, pero los va distanciando poco a poco y puede ocurrir una reacción explosiva en cualquier momento que puede ser muy destructiva.

Entonces debemos buscar un momento y un lugar oportuno para hablar del tema que le está molestando de su cónyuge. También se debe hacer de una manera respetuosa, expresando el sentimiento sin hacer sentir a su cónyuge acusado o culpable.

En el ejemplo mencionado, sería mejor una expresión como: ¡Mi amor, quiero decirte que me sentí ofendido cuando le contaste a nuestra vecina acerca de los problemas que estoy teniendo en el trabajo! Eso sería mucho mejor y abriría el espacio para una respuesta como: Oh mi amor, lo siento, no me di cuenta; perdóname. De esta manera se expresó el sentimiento, se aclaró el asunto y no hubo consecuencias negativas. Por el contrario refuerzan el pacto de amor y fortalecen el matrimonio.

Si has usado mucho la queja y el reclamo, busca un momento y un lugar oportuno y pídele a tu cónyuge perdón por haberte quejado y reclamado mucho y exprésale tu deseo de manejar las diferencias de opinión y los sentimientos de dolor de una manera diferente.

Panal de miel son las palabras suaves, suavidad al alma y medicina a los huesos. Prov: 16:24.

Luis Hannia Fernandez
www.libresparaamar.org
[email protected]


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

38
Responder

avatar
38 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
31 Comment authors
adrianahumberto montoyaMARIA TERESAonelia alba marina carmona de ortegamagda Recent comment authors
Edu
Visitante
Edu

Como reflexión, buena, pero que pasa si sólo uno es el que recapacita, cambia de actitud y el otro sigue actuando de la misma manera y cada vez es peor ? No hay diálogo, se debe darle la razón. No existen palabras como, lo siento, me equivoqué, discúlpame, etc. Qué se debe hacer para que el Señor nos ilumine y cambie la situación de manera positiva?

-
Visitante

no estoy casado, pero de alguna forma convivimos con mi novia, o ella en mi casa o yo en la de ella…yo tengo 21 años de edad y ella 24. Tenemos muchas discusiones porque yo me quejo de su frialdad conmigo. Siempre pienso en ella desde ke me levanto hasta ke me acuesto, dando un ejemplo vago una de las tantas veces ke discutimos fui al centro a despejarme y en ese momento me sentía ofendido por ella y hasta dolido, pero no podía dejar de ver cosas para ella o pensar ke le gustaría o ke le haría bien.… Leer más »

Margott M. Cedeño de Jurado
Visitante

He estado pasando por momentos muy dicìciles en mi matrimonio, pero me aferro a DIOS que es mi fortaleza y mi escudo, se que ÈL tiene la ùltima palabra.
Le agradezco a este Ministerio y al Herm. Luis Hannia Fernandez por los artìculos recibidos, son de gran ayuda.
Dios los Bendiga.

Margott M. Cedeño de Jurado
Visitante

He estado pasando por momentos muy dicìciles en matrimonio, pero me aferro a DIOS que es mi fortaleza y mi escudo, se que ÈL tiene la ùltima palabra.
Le agradezco a este Ministerio y al Herm. Luis Hannia Fernandez por los artìculos recibidos, son de gran ayuda.
Dios los Bendiga.

Angie
Visitante
Angie

Dios les bendiga cada dia y les siga dando sabiduria, la verdad es que cada reflecciòn es de gran bendicion, por que nos hace recapasitar de nuestras faltas y nuestros errores para con nuestro conyuge, y demas, yo estoy casada y he pasado por cosas muy dificiles, estuve separada por varios meses y unas de las cosas que mas daño me hacia era estar culpando y reprochandole cosas a mi esposo, pero con la ayuda de Dios y con la sabiduria que le pido cada dia he vuelto con mi esposo y aun que es dificil, se que con la… Leer más »

Similares: