Reflexiones->  Cuando Colin Powell era un joven oficial de infantería, sirvió en Frankfurt, Alemania.

Un d√≠a su pelot√≥n fue asignado para custidiar un ca√Ī√≥n at√≥mico de 280 mil√≠metros. Powell alert√≥ a sus hombres, carg√≥ su pistola calibre 45 y salt√≥ dentro de su jeep.

Despu√©s de un peque√Īo recorrido, se percat√≥ que ya no ten√≠a su pistola 45. Sabiendo muy bien que la p√©rdida de un arma era considerada un asunto serio, llam√≥ de mala gana por radio a su capit√°n Tom Miller.

Cuando Powell regres√≥, el capit√°n Miller le dijo: “Tengo algo para usted”, y le entreg√≥ a Powell su pistola. Le dijo: “Algunos ni√Īos del barrio la encontraron donde se le cay√≥ de su cartuchera”. Powell sinti√≥ un escalofr√≠o.

¬ŅLa hab√≠an encontrado ni√Īos?

“S√≠”; continu√≥ Miller, por suerte solamente dieron una vuelta antes de o√≠r nosotros el tiro y quitarles la pistola. Miller concluy√≥: “Por el amor de Dios, hijo, no permitas que esto ocurra otra vez”.

Powell revis√≥ m√°s tarde su pistola y comprob√≥ que no hab√≠a sido disparada. La hab√≠a perdido dentro de su tienda de campa√Īa. Miller hab√≠a urdido esa historia para darle un susto.

Powell concluy√≥ su relato: “Su ejemplo de liderazgo inteligente no se perdi√≥ en m√≠. Nadie lleg√≥ jam√°s a la cima sin resbalar. Cuando alguien tropieza, no creo que hay que pisarlo fuerte. Mi filosof√≠a es: Lev√°ntalo, sac√ļdele el polvo y ponlo nuevamente en carrera”.

El hombre que no se equivoca,
generalmente no hace nada.

Salmo 37:24
Cuando caiga, no quedar√° derribado, porque el Se√Īor sostiene su mano.

 

refle-levantalo20

Reflexiones – Renuevo.net