Superando la Adversidad

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Un joven periodista, ansias por conseguir su primer trabajo, encontró lo que pareció ser la oportunidad perfecta. Llamó al periódico y le informaron que los aspirantes iban a ser entrevistados a las diez de la mañana del día siguiente.

Estuvo todo el día ocupado preparando tanto su currículum vitae como su carpeta con ejemplos de sus escritos. Al llegar temprano a la mañana siguiente, ¡encontró para su consternación que nueve aspirantes de reporteros habían llegado aun más temprano! Tomó su lugar en la fila y observó ansiosamente a sus competidores. Desde todas las apariencias externas, sus perspectivas no se veían muy bien.

En lugar de rendirse viendo su situación adversa, escribió una corta nota y se la alcanzó a la secretaria, diciéndole que era muy importante que su jefe la viese inmediatamente. Cuando este leyó la nota, se sintió ansioso por conocer al joven que le había escrito. Decía: Estimado señor: Yo soy el joven que está en el décimo lugar de la fila. ¡Por favor, no tome ninguna decisión antes de verme!

Cuando nos enfrentamos con la adversidad, casi siempre existe un modo creativo para pasar a través, alrededor, por encima o por debajo de ella. La mayoría de las situaciones adversas se resuelven.

Sea creativo al enfrentar hoy sus problemas. ¡Existe una manera!

Las dificultades hacen que algunos hombres se dobleguen, a otros les permite pasar la prueba superando la adversidad.

Proverbios 24:10
Si eres débil en día de angustia,
tu fuerza es limitada

 

 


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

155 thoughts on “Superando la Adversidad

  1. Gonzalo Durán dice:

    Muchas gracias, por el excelente artículo que acabo de leer<<<<<<<<111

  2. José María Baeza Parra dice:

    Por mi experiencia puedo afirmar que Dios jamás abandona (no puede) a nadie que le clama en el momento que nos vemos impotentes para evitar, conseguir o llegar a lo humanamente inalcanzable, pero nuestra parte debe ser hecha en lo que sí está en nuestra mano hacer. Esperar que Dios haga lo que yo también puedo hacer es, una demostración palmaria de falta del conocimiento de Su principio y sabiduría. Jesucristo nos mostró durante su ministerio justo ese principio, y Dios (su Padre) le acompañó en la medida que Él confió y obedeció abnegadamente haciendo día tras día la obra encomendada.

  3. Rosalba Alcala Cortes dice:

    Ejemplar reflexión, siempre confiados en Él, el Dios de lo imposible, Amennnnn, gracias por sus lindos he instructivos mensajes, Dios los Bendiga.

  4. María Ramos dice:

    Estoy encantada con su pajina. A la verdad me llenan sus escritos y la lectura de la Palabra de Dios, así como sus reflexiones. Quiero estar en contacto con ustedes atraves de esta pajina.

  5. maria dice:

    Muy valiosa la reflexion !la fe y la perseverancia conducen al exito ! DIOS CONTINUE BENDICIENDO EL MINISTERIO QUE LES HA DADO NNOS !GRACIAS POR ALENTARNOS CADA DIA !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Similares: