Compartir tu luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer

Un sabio maestro, contó a sus discípulos la siguiente historia:

“… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó”.

Uno de los discípulos preguntó:

“Qué nos enseña, maestro, este relato?”

El Sabio contestó:

“Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.”

Mateo 5:14 “Vosotros sois la luz del mundo: una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.”
Juan 8:12 “Y hablóles Jesús otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo: el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la lumbre de la vida.”


Escribe Tu Comentario

1
Responder

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
0 Comment authors
Recent comment authors
Anónimo
Visitante
Anónimo

cracia por mandarme esto estan bellicimo me estan ayudando ha mi vida espiritual

Similares: