En Mi Matrimonio No Hay Mucha Esperanza

Experimentar la esperanza es una necesidad fundamental de todo ser humano!
Tener esperanza, es tener una certeza de que algo bueno nos va venir en un momento de nuestra vida.
Todo ser humano necesita tener la esperanza de algo mejor. Los niños desde pequeños necesitan experimentar la sensación de la esperanza, no importa cual sea su condición en ese momento.

Si un niño no experimenta esta sensación en sus momentos difíciles puede provocarle una tristeza patológica que le puede lesionar seriamente su autoestima.
 
Salmos 62:5  En Dios solamente reposa mi alma, porque de él viene mi esperanza.

Dios es la principal fuente de esperanza de los seres humanos. Confiar en las circunstancias de la vida, las riquezas, el poder o la fama es inútil, porque estas no son garantizadas. Pero nuestra esperanza en la palabra de quien nos diseñó y nos creó es una decisión sabia.

Ningún ser humano conoce el futuro, pero nuestro Padre Celestial si lo conoce. Él sabe que es lo mejor para nosotros y por eso nos da instrucciones para que tengamos esa esperanza real en nuestra vida, en nuestro matrimonio y familia.
 
Romanos 15:13  Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en la fe, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.ç

La esperanza en las promesas bíblicas nos llena de gozo y paz en nuestra fe en el Señor y eso nos capacita para vivir llenos de esperanza y entusiasmo.
 
En el matrimonio, los cónyuges deben afirmarse mutuamente, proveyéndose una motivación constante, especialmente cuando se enfrentan momentos difíciles en la vida.

Debemos afirmarnos mutuamente con fe y esperanza hacia un futuro mejor, no importa las circunstancias que estemos viviendo en la actualidad.
 
Nunca aceptes la derrota en tu vida. Nunca te des por vencido. Los hijos de Dios conservamos la esperanza aun en los momentos más difíciles de nuestra vida, porque EL es nuestra confianza.

No obstante para tener una esperanza sólida debemos procurar vivir los principios de vida que nos enseña la palabra de Dios. Es prácticamente imposible vivir con esperanza si somos desobedientes a la palabra de Dios. Pon en orden tu vida con el Señor y entonces podrás experimentar esa esperanza real en tu vida, en tu matrimonio, en tus hijos, en tus finanzas, etc.
 
Si están pasando por circunstancias difíciles en el área financiera, emocional, o enfermedades, tomen la decisión de orar juntos dándole gracias a Dios y poniendo su esperanza en EL de que en algún momento las cosas cambiarán. Si su matrimonio esta pasando por una etapa difícil, procuren primero honrar la palabra de Dios, luego declaren con confianza la restauración y fortalecimiento de su relación y luego tomen ACCIONES para procurar la restauración, como el perdón, la bondad y el buen trato mutuo.

La esperanza se fundamenta en la FE pero son estrictamente necesarias las acciones.
 
Los esposos ministren seguridad y esperanza a sus esposas e hijos con sus palabras, con oración y con acciones correctas. Las esposas ministren a sus esposos e hijos igualmente con palabras de fe, oración y acciones que demuestren esa fe y esperanza. Si por lo menos alguno de los dos lo hace, habrá una esperanza real de que todo cambiará para bien de la familia.

Tu matrimonio y tu familia es el tesoro mas valioso que Dios te ha dado. Cuídalo!

Luis y Hannia Fernandez
[email protected]
www.libresparaamar.org

Screen Shot 2016-02-05 at 9.54.07 PM


Escribe Tu Comentario

Similares: