Manejando La Ira

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

     La ira ha llegado a representar muchos sentimientos fuertes y negativos en los seres humanos. (Agotamiento excesivo, vergüenza excesiva, frustración excesiva, rechazo).

No todo lo que se clasifica como ira es una violación de la ley de Dios.  Efesios 4:26 dice: Airaos pero no pequéis, lo cual demuestra que hay una diferencia entre una emoción intensa y una hostilidad furiosa que se condena persistentemente en la Biblia.

La ira no es sólo algo emocional, sino también bioquímico.

Nuestra reacción al sentimiento de ira es más intencional y sensible al control de nuestra voluntad. Cuando repetimos el suceso perturbador una y otra vez, en nuestras mentes, y buscando oportunidades para vengarnos o estallamos de ira, hemos cruzado la línea y entramos en lo que es pecaminoso.

La Biblia habla del dominio propio y dependiendo del temperamento individual, algunos van a hacerlo mejor que otros, pero contamos con la ayuda del Espíritu Santo quien nos guía tiernamente en la dirección que él requiere.

La ira inaceptable es la que nos guía a hacerle daño a nuestro prójimo.  Andamos por un terreno peligroso cuando nuestros pensamientos y acciones comienzan a guiarnos hacia una actitud de odio.  Ni siquiera la defensa del Señor Jesucristo justificaría esa clase de agresión.

E. Stanley Jones ha declarado que es más probable que un cristiano peque por sus reacciones que por sus acciones.  Jesús dijo: que presentemos la otra mejilla, sabiendo que Satanás puede hacer uso devastador de la ira en una víctima inocente.  Además dijo en Mateo 5:22  Cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio.  La ira pecaminosa puede ocurrir dentro de la mente aunque nunca llegue a mostrarse en el comportamiento.

Debemos armonizar los descubrimientos psicológicos de  que la ira se debe ventilar con el mandamiento bíblico de que seamos  “lentos para la ira”.  Dios

no quiere que reprimamos nuestra ira enviándola al banco de la memoria sin que la hayamos resuelto.

Algunas maneras de poner en libertad a las emociones que se encuentran reprimidas:

  1. Hacer del problema que nos  irrita un motivo de oración.
  2. Explicar nuestros sentimientos negativos a una tercera persona, que sea madura y comprensiva, la cual puede aconsejarnos y guiarnos.
  3. Ir a la persona que nos ha ofendido y mostrarle un espíritu de amor y perdón.
  4. Comprender que muchas veces Dios permite que ocurran acontecimientos que nos frustran y perturban enormemente, para enseñarnos a tener paciencia y ayudarnos a crecer.
  5. Darnos cuenta de que no hay ninguna ofensa que alguien nos haga que pueda ser igual a nuestra culpa delante de Dios, y sin  embargo, él nos ha perdonado; ¿no estamos obligados nosotros a mostrar la misma misericordia a otros?

En este asunto de la ira necesitamos devolver bondad en lugar de hostilidad.  Jesús dijo: “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.  Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen. Mt. 5:43-44.

Gracias a Dios tenemos emociones y podemos airarnos, pero además de esas emociones y la libertad que Dios nos da para ser nosotros, él ha provisto a través de Jesucristo el dominio propio para que no nos  dejemos llevar por esta emoción y cometamos errores de los cuales tengamos que lamentarnos amargamente.

“Airaos pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo y no deis lugar al diablo” Efesios 4: 26. 

No estamos solos, contamos con la ayuda del Espíritu Santo quien nos guía y nos transforma, sólo necesitamos estar dispuestos a cambiar y dejarnos guiar por El.

Dios te bendiga,

Tu hermana Y amiga,

Alva Vargas de Contreras.

www.alvadecontreras.com

 

 


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

11
Responder

avatar
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
8 Comment authors
Fatima AcostaNEREIDA CARORICHARD SALCEDOjuan lopez Recent comment authors
Narda Sorace
Visitante
Narda Sorace

Gracias por los pasajes bíblicos y comentarios.

Ligia valdelamar cueto
Visitante
Ligia valdelamar cueto

Eetoy de acuerdo con el tema de la ira, si uno le pide a Dios que lo ayude el lo va hacer, gracias por tan bello mensaje Dios los bendiga,

Anónimo
Visitante
Anónimo

Gracias a nuestro Padre Dios que nos envio a SU SANTO ESPIRITU, y a UD por haber compartido este mensaje para nuestra vida, bendiciones

Lidia Cames
Visitante
Lidia Cames

Gracias por esta enseñanza, está muy completa. Hermana Alva, que Dios la siga usando para tocar estos temas tan cotidianos, pero al mismo tiempo tan ignorados… Habemos muchos cristianos que creemos estar justificados en nuestros arranques de ira. Me encanta el fomato: ínformación, fundamento bíblico, confrontación y solución… Gracias Renuevo de Plenitud. Que Dios les abunde en todo.

MARIA TERESA
Visitante
MARIA TERESA

Manejando la ira De verdad hay que nmanejar la ira; si nos dejamos y dejamos a otros que griten , rinan y hagan cuanto quieran , esa ira se agrandara, se humillaran las dos partes y el enfado seguira y puede seguir durante meses, anos o mas anos….. La ira se convierte en odio, nervios, rencor, orgullo, soberbia y desamor….. Conclusion: No dejemos entrar la ira en nuestros hogares y sepamos antes cuanto vamos a hacer, pensar y decir….. Cuando estermos seguros de nosotros mismos, podremos hablar, decir y explicar…. Sembremoa amor pasemos por donde pasemos….. Sembremos Dulzura, carino, y… Leer más »

Similares: