En nuestro diario vivir estamos inmersos en grandes posibilidades de tener conflictos en Familia, con amigos, vecinos, Iglesia y comunidad.

Los diferencias son parte de la vida misma. Son como obstáculos en una carrera deportiva. Nos pueden bloquear o los podemos saltar desarrollando así músculos emocionales o espirituales.

“Cuando llegamos a Macedonia, nuestro cuerpo no tuvo ningún descanso, sino que nos vimos acosados por todas partes; conflictos por fuera, temores por dentro”. 2 Corintios 7:5

Conflictos¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Santiago 4:1

“El que es ambicioso provoca peleas, pero el que confía en el Señor prospera”. Proverbios 28:25

“En realidad, me temo que cuando vaya a verlos no los encuentre como quisiera, ni ustedes me encuentren a mí como quisieran. Temo que haya peleas, celos, arrebatos de ira, rivalidades, calumnias, chismes, insultos y alborotos”.

2 Corintios 12:20

Tenemos la ayuda de Dios para impulsarnos a crecer en medio de las luchas diarias.

El programa radial “Enfoque a la familia” entrevistó al Dr. Serafín Contreras Galeano sobre este tema. He aquí la Primera Parte de esta entrevista.

Has clic acá para oírla: