Hoy… Seré Regado Y Cuidado Por El Señor

Yo el Señor la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe. Isaías 27:3

Cuando habla el Señor en su propio nombre, y no por la voz de un profeta, su palabra tiene una singular importancia para las almas creyentes. Aquí se nos dice que el Señor mismo es quien guarda la viña; no la confía a nadie, sino que Él es quien la cuida personalmente. ¿No están bien guardados aquellos a quienes el mismo Dios guarda? El nos regará, no sólo cada día y en cada hora, sino «cada momento».

¡Con qué rapidez deberíamos crecer! ¡Cuán fresca y fructífera debería ser cada planta! ¡Qué racimos tan abundantes deberían producir las viñas! Si vienen los enemigos, las zorras pequeñas y el puerco montés, el Señor nos guardará, nos defenderá «de noche y de día». ¿Quién, pues, nos dañará? ¿Por qué temer? Él cuida, riega y guarda. ¿Qué más necesitamos?

Dos veces nos dice el Señor en este versículo que Él guardará. ¡Cuánta verdad, cuánto poder, cuánto amor y qué gran decisión hallamos en Jehová! ¿Quién puede resistir su voluntad? Si Él dice «la guardo», ¿quién podrá ponerlo en duda?
Cuando Dios dice «la guardo», podemos hacer frente a todas las huestes del pecado, de la muerte y del infierno.

Hoy camino con mucha seguridad de que esta promesa se hace real en mi vida hoy.

¡Oh, Señor, puesto que Tú dices «la guardaré», yo respondo: «Te alabaré!» Amén.

Charles Spurgeon.
Libro de Cheques Del Banco De La Fe.


Escribe Tu Comentario

Similares: