Lo que los perros me han enseñado sobre Dios

¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Con el paso de los años, mi esposa y yo hemos criado a dos maravillosos niños y hemos cuidado de algunos de los miembros más mayores de nuestra familia. Sin embargo, fue Beatriz, que necesitaba que le cambiáramos los pañales y que la lleváramos en brazos de una habitación a otra una vez perdió el uso de sus patas, la que nos enseñó a aceptar nuestra responsabilidad como cuidadores con humildad y gentileza.

¿La lección? Que no existe la vergüenza cuando se necesita ayuda de las personas que nos aman; así se les da una oportunidad de expresar ese amor de una forma diferente que, de hecho, es más honesta y más generosa. A largo plazo, la humildad de aceptar la ayuda de otros puede ayudar también a esos otros en su propia salvación.

Incluso cuando estás liado en la maraña de problemas de la vida y del mundo, un perro es completamente atento y vigilante; eres su mundo. Aquí hay una buena lección, la de prestar atención a los miembros de nuestra familia, pero hay otra lección mayor aún: cuando recurrimos a Dios, Él tampoco se distrae con los problemas del mundo; nosotros somos el mundo para Él.

Nada hay más leal que un perro. Excepto Dios. Quien hizo que los perros nos enseñaran esto.


¿Este tema ha sido de bendición? Compártelo!

Escribe Tu Comentario

Responder

avatar

Similares: